Qué son las soft skills o habilidades transversales

Que son las soft skills o habilidades transversales

Cada vez más empresas apuestan por potenciar habilidades como la responsabilidad social y personal, la autonomía, el trabajo en equipo o la escucha activa. Todas ellas forman parte de las habilidades transversales o soft skills.

Las soft skills han comenzado a ganar mayor importancia dentro de los departamentos o sectores en los que destaca la selección de personal. ¿El motivo? Ayudar a conseguir que las personas sean capaces de poder resolver los problemas que se les plantean, llegar a alcanzar objetivos o colaborar y lograr sinergias con otros profesionales, por ejemplo.

En este post de Kams Powerful Training, empresa especializada en impartir formación para empresas 100% online y multisectorial, hablaremos sobre las soft skills o habilidades transversales y analizaremos cómo sacarles el mayor provecho para tu compañía.

Prueba nuestra plataforma online con el curso que tu elijas

Qué son las soft skills o habilidades transversales

Las soft skills, también denominadas habilidades transversales o habilidades blandas, se caracterizan por ser “aquellas cualidades interpersonales que están relacionadas con la perspectiva emocional y social de las personas”. Estas habilidades se adquieren poco a poco a lo largo de nuestra vida y forman parte de la trayectoria personal de cada uno.

Antes, cuando las empresas contrataban a sus empleados, tenían en cuenta cuestiones como: titulación académica, habilidades técnicas, experiencia laboral, años en el sector, etc. Sin embargo, a día de hoy y con el paso del tiempo, muchas organizaciones han comenzado a tener en cuenta y a darle mayor importancia a las capacidades de cada una de las personas que tienen en sus plantillas de trabajo y que pasan a formar parte de la compañía.

5 ejemplos de soft skills

Las soft skills se caracterizan por ser una de las principales ventajas competitivas que diferencian a un profesional que presenta una actitud responsable y proactiva de otros perfiles. Algunas de estas habilidades transversales que destacan en un entorno de trabajo pueden ser:

  1. Escucha activa. Que los trabajadores sean capaces de saber escuchar a sus compañeros dentro de la empresa y que también puedan realizar esta misma tarea de cara a sus clientes.
  2. Trabajo en equipo. Se trata de la capacidad de trabajar de manera profesional y social con otras personas que componen un equipo de trabajo. Tener la habilidad de interactuar, intentar conseguir objetivos en equipo y lograr alcanzarlos es una soft skill muy demandada por las organizaciones.
  3. Liderazgo y motivación. Consiste en influir en un grupo de trabajo logrando así que este desarrolle sus funciones motivado e incentivado por una persona, un mérito muy reconocible dentro de la mayoría de las compañías.
  4. Asertividad. La capacidad de ser asertivo y poder manejar situaciones difíciles y resolver conflictos es otra habilidad interpersonal fundamental en el mundo laboral.
  5. Habilidades de comunicación. Sin duda la habilidad para comunicarnos nos permitirá desenvolvernos en un puesto de trabajo positivamente.

Ciertamente, las soft skills influyen en el corto y largo plazo, tanto directa como indirectamente en la capacidad de los empleados, consiguiendo así fomentar valores sociales y laborales positivos que, lógicamente, influirán en el desarrollo empresarial.

Soft skills vs. Hard skills

A diferencia de las soft skills, las hard skills hacen referencia a las habilidades más técnicas de los trabajadores.

Entendemos por hard skills a todas aquellas aptitudes con las que cuenta cada profesional dentro de un campo especializado, y que va adquiriendo a través de la formación y el desempeño de tareas en su trabajo, conforme pasan los años.

Tipos de hard skills

Este tipo de hard skills, o habilidades duras, se caracteriza por tener que contar en su mayoría con materiales de formación que permitan alcanzar estas técnicas. Algunas de las hard skills pueden ser: dominio de programas o softwares informáticos, conocimientos sobre programación, diseño gráfico, análisis de datos, etc.

Entre los diferentes ejemplos o tipos de hard skills, podemos distinguir algunas como:

  • Título o certificación. Un diploma o título que acredite que la persona que trabaja en nuestra compañía está cualificada para desempeñar una tarea. Por ejemplo: las personas que componen el departamento de diseño gráfico deberán estar al tanto de los conocimientos y las herramientas de diseño necesarias y actualizadas.
  • Conocimiento de herramientas con las que trabajar. Si como trabajador, nos dedicamos al diseño de páginas web o al desarrollo de aplicaciones, deberemos estar al tanto de las herramientas que se necesitan para desempeñar dichas tareas, por ejemplo.
  • Traducción. El dominio de los idiomas y la experiencia para poder tratar con clientes de la empresa es sin duda una hard skill.

Ahora que ya conoces qué son las soft skills o habilidades transversales, en Kams Powerful Training somos expertos en impartir formación sobre este tipo de habilidades para equipos de otras empresas de manera 100% online y multisectorial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *